Este artículo es parte de NarcoFiles: el nuevo orden criminal, una investigación periodística transnacional sobre el crimen organizado global, sus innovaciones, sus innumerables tentáculos y quienes los combaten. El proyecto, liderado por el Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) con el apoyo del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP), se inició con una filtración de correos electrónicos de la Fiscalía General de La Nación de Colombia que fue compartida con InSight Crime y más de 40 medios de comunicación en todo el mundo. Los periodistas examinaron y corroboraron el material junto a cientos de documentos, bases de datos y entrevistas. Lea los demás artículos de la serie aquí.

Investigadores estadounidenses y colombianos relacionaron al vicepresidente de Surinam, Ronnie Brunswijk, y al expresidente, Desi Bouterse, con recientes actividades de narcotráfico, según correos electrónicos filtrados que sugieren la existencia de vínculos políticos de alto nivel con el crimen organizado en el país más pequeño de Suramérica.

Los correos electrónicos forman parte de un conjunto de documentos que fueron sustraídos de la Fiscalía General de Colombia en 2022 y facilitados a un consorcio de periodistas, entre ellos InSight Crime.

Las denuncias contenidas en los correos electrónicos se suman a los persistentes rumores sobre el papel de Brunswijk y Bouterse en el tráfico de cocaína a través de Surinam, por el cual ambos han sido condenados en el pasado. Al parecer ambos hombres actúan como intermediarios, utilizando sus conexiones en el gobierno de Surinam para facilitar el trasiego de cocaína a cambio de sobornos. 

Otra información contenida en el alijo de archivos pone de relieve por qué Surinam atrae a los traficantes. El país está convenientemente situado cerca de las principales zonas de producción de drogas, tiene fronteras frágiles y dispone de la infraestructura necesaria para enviar cocaína a los principales mercados de Europa, África Occidental y Estados Unidos.

Tanto la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) como grupos disidentes de las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) enviaron cocaína a través de Surinam en los últimos años, según otros correos electrónicos hackeados.

Ronnie Brunswijk: ¿Salvando una carga incautada?

Los presuntos vínculos de Brunswijk con el narcotráfico salieron a la luz en un correo electrónico con fecha del 25 de agosto de 2020, poco más de un mes después de que el exrebelde y actual barón del oro asumiera el cargo de vicepresidente. 

En el correo electrónico, un agente especial de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (US Drug Enforcement Administration, DEA) escribía a un investigador de la Fiscalía General de Colombia sobre una reciente y fallida operación de incautación de drogas en Surinam. 

Según el agente de la DEA, la «unidad surinamesa» -probablemente una referencia a la unidad local de la DEA- sospechaba que Brunswijk estaba en contacto con dos «tipos malos»: Jayant «Alex» Roman y Gilbert Samuels, un piloto propietario de una empresa de aviación llamada Vortex. 

“La unidad suspechan que el vice president tiene contacto con los malos … porque no la operacion result en ninguna incautaciuon ni arrestados (sic)”, escribió el agente de la DEA en un español plagado de errores de ortografía y gramática.

La operación tuvo lugar el 21 de agosto de 2020, cuando Samuels regresaba de un vuelo a la inmensa selva de Surinam y salió del aeropuerto de Zorg en Hoop, en la capital, Paramaribo, conduciendo una camioneta. 

Dos agentes del Cuerpo de Policía de Surinam (Korps Politie Suriname, KPS) tendieron una emboscada a Samuels y supuestamente encontraron y robaron 400 kilogramos de cocaína. Sin embargo, la devolvieron rápidamente tras enterarse de que parte de la droga pertenecía a un delincuente con importantes conexiones, informó entonces el periódico local de Ware Tijd.

Un alto funcionario de seguridad surinamés, que pidió el anonimato por temor a represalias, dijo a InSight Crime que este delincuente era Brian Blue, quien sobornó a Brunswijk para «calmar la situación», después de lo cual la cocaína fue devuelta a Jayant Roman. Blue y Roman poseían cada uno una parte del cargamento interceptado, según el funcionario de seguridad. El correo electrónico de la DEA también menciona a Blue como narcotraficante relacionado con Samuels.

Brunswijk no respondió a las solicitudes de comentarios de InSight Crime. Las autoridades surinamesas, colombianas y estadounidenses tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios. Samuels declinó hacer comentarios. Los intentos de ponerse en contacto con Blue y Roman fueron infructuosos. 

Blue es uno de los narcotraficantes más prolíficos de Surinam, según el funcionario de seguridad. En 2018, un tribunal brasileño lo condenó en ausencia a 21 años de prisión por tráfico de 500 kilogramos de cocaína, y emitió una orden de arresto en su contra.

Sin embargo, en Surinam, las fuerzas de seguridad no parecían considerarlo una gran prioridad.

«Sólo vi a Brian Blue una vez en la peluquería… pero no estaba en el radar de la policía durante mi mandato», dijo a InSight Crime August van Gobbel, excomisario de policía que dirigió la oficina de inteligencia del KPS y posteriormente el departamento de delitos graves durante los mandatos de Bouterse como presidente.

Múltiples periodistas, al igual que van Gobbel, dijeron que había rumores de que Brunswijk o personas cercanas a él estaban involucradas en las secuelas de la redada contra Samuels en agosto de 2020, aunque ninguno había visto pruebas concretas.

Samuels había realizado vuelos con droga desde una aldea llamada Amatopo hasta el aeropuerto Zorg en Hoop de Paramaribo desde al menos el primer trimestre de 2020, según el correo electrónico del agente de la DEA. Situada en lo más profundo de la selva, en la región fronteriza con Guyana, a orillas del río Courantyne y junto a una pista de aterrizaje, Amatopo es un punto de transbordo ideal para cualquier mercancía de contrabando que entre al país. Samuels es propietario de un alojamiento en este lugar, según descubrió InSight Crime.

Aldea y pista de aterrizaje de Amatopo. El río Courantyne es la frontera entre Guyana (izquierda) y Surinam (derecha). Crédito: Bing Maps

Dos días después de que Samuels fuera interceptado por el KPS, fue arrestado. Una unidad canina olfateó su avión y su camioneta, y una reacción positiva sugirió que había transportado cocaína, informó de Ware Tijd. Sin embargo, tres semanas más tarde el juez archivó el caso por falta de pruebas. El resultado de una investigación interna de la policía sobre los agentes que presuntamente intentaron robar la cocaína no se ha hecho público.

VEA TAMBIÉN: Corrupción, cocaína y oro: entrevista con el presidente de Surinam, Chan Santokhi

InSight Crime solicitó información sobre la investigación a los antiguos y actuales dirigentes de KPS, pero no obtuvo respuesta.

Desi Bouterse: ¿Todavía en el juego?

Las acusaciones sobre la continua implicación de Bouterse en el tráfico de drogas figuraban en otro correo electrónico entre funcionarios de la Fiscalía de Colombia. 

En el correo, fechado el 6 de mayo de 2022, otro investigador de la Fiscalía General informaba a un superior sobre el informe de una fuente extraoficial según la cual Bouterse ayudaba a traficar cocaína desde Colombia a través de Surinam a lugares del Caribe, África y Europa.

«Se solicita respetuosamente la asignación de una orden prejudicial a fin de verificar la mencionada información y realizar las actividades judiciales a que hallan lugar a fin de esclarecer las personas que se encuentran vinculadas en estos hechos», escribió el investigador.

Bouterse fue dictador de Surinam entre 1980 y 1987, periodo en el que presuntamente utilizó su control del ejército para traficar drogas. En 1999, fue condenado en ausencia por tráfico de drogas por un tribunal holandés. 

En 2010 fue elegido presidente de Surinam. Y en marzo de 2015, su hijo Dino fue condenado por tráfico de drogas en Estados Unidos. Sin embargo, un par de meses más tarde, Bouterse fue reelegido para un segundo mandato como presidente, cargo que ocupará hasta 2020. 

La fuente del investigador dijo que Bouterse estaba en contacto con un narcotraficante surinamés cuya red también incluía a un traficante colombiano que intentó conseguir un avión privado adaptado para transportar entre 1,2 y 1,5 toneladas de cocaína. 

Las afirmaciones no verificadas del informante contradicen lo que la mayoría de las fuentes dijeron a InSight Crime durante una visita a Surinam en octubre de 2022, según las cuales, Bouterse, que cumple 78 años en octubre, se ha retirado tanto de su carrera política como criminal.

Bouterse no respondió a la solicitud de comentarios de InSight Crime.

Cotización de la compra del Cessna C206 por Samuels, según lo discutido con Bouterse. Crédito: United News.

El avión presuntamente utilizado por Samuels para transportar cocaína bajo la protección de Brunswijk en 2020 también tenía un vínculo con Desi Bouterse. El Cessna C206 para seis personas había sido comprado por la empresa de Samuels, Vortex, en 2017 en coordinación con el entonces presidente Bouterse. Varias fuentes anónimas dijeron al medio local United News que el avión había sido comprado para el tráfico de drogas con financiación estatal, algo que Samuels negó.

Los detalles de la presunta implicación de Bouterse en estos planes no están claros. En casos anteriores, como su sentencia de 1999 y el caso contra su hijo Dino, las pruebas demostraron que la familia Bouterse utilizaba su poderosa posición en Surinam para proporcionar bienes y servicios, como armas y visados, a socios criminales extranjeros.

ELN y las ex-FARC mafia: los proveedores colombianos

Otros correos electrónicos hackeados sugieren que los narcotraficantes surinameses trabajan con grupos guerrilleros colombianos para abastecerse de cocaína mediante vuelos clandestinos.

Las relaciones entre las guerrillas colombianas y los traficantes surinameses se remontan a décadas atrás. Desi Bouterse, por ejemplo, intercambió armas por cocaína con las FARC en los años 90, según una investigación parlamentaria brasileña del año 2000.

Los correos electrónicos demuestran que los grupos guerrilleros colombianos siguen suministrando cocaína a los traficantes surinameses.

VEA TAMBIÉN: ¿La frontera más débil de Europa? El contrabando entre Surinam y Guayana Francesa

El Frente de Guerra Oriental del ELN transportó cocaína en vehículos desde San Vicente del Caguán, en el departamento colombiano de Caquetá, hasta una pista de aterrizaje en Arauca, cerca de la frontera con Venezuela. A continuación, los pilotos trasladaron la cocaína a Surinam. Desde Surinam, la droga se exportó a Europa.

Al ELN se le pagó en Surinam con dólares estadounidenses, que luego se trasladaron de nuevo a Colombia y se cambiaron por pesos, según la declaración de un antiguo colaborador del ELN a los militares colombianos que hace parte de los correos filtrados.

Fragmento de una declaración de un residente de Caquetá, Arauca, que anteriormente trabajó para el ELN, según un informe de la inteligencia militar colombiana fechado el 10 de febrero de 2022.

Otro documento, compartido con la Fiscalía General por un miembro de la Policía Nacional de Colombia, denuncia el tráfico de drogas de Colombia a Surinam por parte del Frente Acacio Medina, de las ex-FARC mafia.

El frente traficaba entre 1 y 2 toneladas de cocaína al mes desde pistas de aterrizaje clandestinas en Maroa y Yavita, dos aldeas en Amazonas, Venezuela, cerca de la frontera con Colombia, hacia Centroamérica, México y Surinam, según el documento de 2017.

Fragmento de un informe reservado de la policía en el que se señala el tráfico de cocaína de las ex-FARC mafia hacia Surinam.

Aunque los correos hackeados describen una dinámica de 2016, el tráfico aéreo de cocaína desde la región fronteriza de Colombia y Venezuela hasta Surinam continúa hasta hoy. En agosto de 2023, el presidente de Surinam, Chandrikapersad Santokhi, declaró a la emisora de radio ABC que las narcoavionetas siguen aterrizando a diario en el interior del país.

¿Cuáles son sus opiniones?

Haga clic aquí para enviar sus comentarios a InSight Crime.

Alentamos a los lectores a copiar y distribuir nuestro contenido con fines no comerciales, con atribución a InSight Crime en la firma y enlaces a la publicación original en la parte superior e inferior del artículo. Consulte el sitio web de Creative Commons para obtener más detalles sobre cómo compartir nuestro trabajo y envíenos un correo electrónico si utiliza un artículo.